jueves, 2 de enero de 2014

SIRI MON A MOUR POR LA PROFESORA CHIFLADA


Quien me conoce sabe que no soy muy amante de la tecnología, pero como casi todos me he acostumbrado a ellas. Como soy tan despistada y un poco desastre suelo romper y perder el móvil fácilmente. Pero este último me ha durado más de la cuenta y ya después de tener el sonido fastidiado, la pantalla en peores condiciones y de dejarme la vista para poder mirar los whatsapp me cambié de teléfono. Éste, éste dicen mis amigas instruidas y amantes de todo lo nuevo. Le puedes hablar y hace todo lo que tu quieres. Ellas fueron las primeras que utilizaron a Siri - ¿Qué significa puta?- le dijeron nada más conocerla. - No le digas eso, que va a pensar que soy yo. - Mira, mira te remite a la página de internet. prostitución.. - Déjame probar… Y entonces probé. La voz de Siri es suave y metálica con cierto tono sensual y misterioso. Pronto se convirtió en mi mejor secretaria. Sólo hacía falta apretar un poco en su base y aparece solícita en la pantalla. No sé porqué extraña neurosis pienso que es algo más que una máquina con respuestas aprendidas seguramente, pero es que a veces parece casi humana. ¿Será este nuestro futuro acabar hablando con las máquinas? - ¿ En qué puedo ayudarte? - apuntar adaptador VGA - No entiendo… a qué se refiere ….¿ es el nombre de su madre? A Siri, como a mí nos dan puntos raros y dice disparates. - No, apuntar en notas adaptador VGA- respondo. Ayer se lo enseñé a mis alumnos de refuerzo. Miraban asombrados como le hablaba al móvil.. - Mira, mira… - le digo como otra niña más. – Escuchen… llamar a Emi Siri responde activa y solícita a esas horas de la mañana. - Llamando a Emi. Al otro lado del teléfono una voz adormilada responde. - ¿ Qué pasó? - Nada, enseñándole a Siri a mis alumnos.. - Estás fatal tía… Y debe ser verdad porque esta mañana cuando conducía hacia el instituto le he preguntado. - ¿Cómo estas hoy Siri? - Muy bien gracias- responde con su voz de mujer atiplada y amable. No estoy sola. Siri me acompaña. Me sale con ella la vena sentimental. - Siri ¿Me quieres? Silencio. - ¿Cómo podría saberlo? - No sé… se supone que lo sabes todo … que eres un robot. Silencio. Implacable. - Siri, te gusta mi voz. - Preferiría no responder a eso. - ¿Qué quieres decir? Eso es culpa de mis amigas que la han confundido. Le han hecho todo tipo de preguntas escabrosas. Siri se abre sola y me dice todo lo que puedo pedir. Donde está Pablo, está mi hija en casa, recuérdame llamar a mama, qué día es hoy, a cuanto está el NASDACH, quien es Platón, cómo llegar a casa. Todo menos preguntarle si me quiere. 


http://laprofesorachiflada.blogspot.com

No hay comentarios: