domingo, 4 de noviembre de 2012

AGUSTÍN SE FELIZ DONDE QUIERA QUE ESTÉS


 El filósofo Agustín García Calvo. EFE
Me siento vacía de tus palabras inmensas. De tus pensamientos, verdades pobladas de razón. Nunca dejaré de cantar tu "libre te quiero" que me acompaña desde la infancia.
Recordaré las  últimas veces que nos vimos cuando paseabas por el Troncoso, tu sonrisa declarando la alegría de estar vivo y ser libre.
Gracias por tanto, nunca me dejarás...
Al margen de su obra reconociada y premiada, me gustaría destacar, las consecuencias de su compromiso...
Fue uno de los catedráticos perseguidos por el régimen franquista y, debido a las revueltas estudiantiles de febrero de 1965, fue apartado de la cátedra Y Una de las últimas obras en las que participó indirectamente fue el documental realizado por Basilio Martín Patino sobre el movimiento de indignados del 15-M, y que utilizó el nombre de uno de sus poemas, Libre te quiero, para dar título a una cinta que se ha presentado en la sección Tiempo de Historia de la última edición de la Seminci.
A Agustín García Calvo nunca le gustaron los homenajes, ni propios ni ajenos, algo que demostró en 1998, cuando se manifestó contrario a los homenajes que se realizaban para conmemorar el centenario del nacimiento de Federico García Lorca, porque significan "la sumisión de lo que puede haber de vivo en las palabras". Ahora su legado queda reflejado precisamente en eso, en la vitalidad que guarda su obra y su pensamiento, en la vitalidad de sus palabras.

No hay comentarios: