jueves, 7 de julio de 2011

Sin saber por Ana Blandiana


Evidentemente no me parezco
a ninguno de esos hilanderos de palabras
que se hacen los trajes y las carreras de ganchillo,
las glorias, los orgullos,
aunque me muevo entre ellos
y ellos miran mis palabras como si fueran jerséis,
“—¡Qué bien vestida vas”, me dicen.
“—¡Qué bien te queda el poema!”,
sin saber
que los poemas no son mis vestidos,
sino el esqueleto
extraído con dolor
y colocado encima de la carne como un caparazón,
siguiendo el ejemplo de las tortugas
que así sobreviven
largos e infelices
siglos.

2 comentarios:

Paloma Corrales dijo...

Me encanta, me encanta...

Besazo, zamorana.

alberto jimenez dijo...

Bonito bonito bonito de verdad
felicidades