jueves, 12 de mayo de 2011

Relaciones adecuadas...

En las relaciones interpersonales, es difícil distinguir amigos de conocidos, amigos de allegados, amigos de inquisidores, amigos de intrusos, amigos de pusilánimes. Amigos de enemigos.

Son muchas las personas que nos rodean o bordean, son muchas las personas que desaparecen; son pocas las personas que dejan huella. En la vida virtual, tan necesaria, casi imprescindible que nos ha tocado experimentar, estamos expuestos continuamente a desasosegantes  relaciones, que nos regalan una aparente sincera admiración abrumadora, o,  que ponen en un brete nuestras opiniones, nuestra producción, incluso nuestra situación con respecto a los otros. Siempre que sean constructivas, las críticas son necesarias, pero las envidias, zancadillas, malas artes entre artistas. Dan grima.
Tengo amigos virtuales a los que estimo más que a los que tengo delante en cuerpo presente casi a diario. Estas personas valoran mi obra, mi opinión y respetan lo que pienso y siento de una manera que me maravilla. Algo confundida me hallo, cuando reconozco abiertamente y sin temor que, soy misántropa por naturaleza, que huyo de mundanal ruido, que aunque soy afable en el trato, busco mi compañía y mi regocijo individual, y que estando con mi mismidad, pocas veces me aburro, pocas veces me aborrezco, y que siendo como me soy tan fiel, es complicado que me sienta abatida y desee la compañía baladí, simplemente por aparentar no estar sola.
Ahora bien, me gusta tratar con quien ofrece belleza, elegancia intelectual y creatividad. Una conversación que me despierte y me saque de mis encierros emocionales, que aporte luz, frescura, que me refrigere y desperece; es recibida con alegría, y trato de disfrutarla al máximo. He de alimentar mis letras con aportaciones intensas, de donde beba otras vidas, otras circunstancias, otros dolores, amores... Me interesa que me cuenten y contar.
Vivir en una ciudad pequeña no ayuda mucho, si además, no se han cultivado las relaciones adecuadas,  la empresa se complica.
¿Soy culpable de lo que he ofrecido a los demás, o soy una víctima del etiquetado después del sabotaje?

El caso es, que salvo excepciones, me es más fácil compartir via internet, que en el tú a tú.

11 comentarios:

josechu dijo...

Es verdad es mejor la calidad que la cantidad.

Charcos dijo...

y yo que pensaba que era rara.... casi casi parecía que hablabas de mí, ;) supongo que va en caracteres verdad? pocas veces (creo que nunca) me he aburrido conmigo con otros millones de veces jjj

besicos guapa

Anónimo dijo...

Hola guapa!
jajajajajaja me encanta este artículo.
La diferencia entre tú y muchos miles de personas que sienten como tú es que tú lo cuentas abiertamente y a la mayoría le gusta tener una buena imagen a cubierto. Desgraciadamente hoy la sinceridad da mala imagen, no se valora como algo positivo.
Igualmente, pienso que la gente no quiere escuchar lo que ocurre de cierto, sólo quiere vivir una realidad "a cubierto", es como una manta que los abriga y los acomoda. Y, aún así, continuan mirando por la mirilla de sus mantas a ver qué ocurre :DDDD, si algo cambia, para dar el nuevo veredicto de conformidad con el resto de la masa.
Ir contando verdades te relega al plano de "lo raro". Para mí tu única rareza consiste en que eres "auténtica" (= ir de cara), cosa que escasea bastante en la actualidad. Además, si llamamos raro a lo escaso, como hacen los economistas, entonces sí es verdad que eres rara, sencillamente porque escasea la gente como tú.
Te cuento una experiencia si consigo no extenderme :)
Lo intento, ahora vuelvo....

Anónimo dijo...

...por cierto, soy Persona...no lo he puesto :)

Anónimo dijo...

Ay hija...uno de mis "pecados capitales" es que jamás he sabido hacer un esquema.
No sé resumir, por eso me cuesta tanto esfuerzo escribir algo.
Bueno....pues lo que hago es enviarte cariñotes y MUAKASSSS más MUAKASSSSS!
Persona

Anónimo dijo...

¿Quieres llevarte bien con la gente?

REGLAS:

Nº 1. Sígueles la corriente en todo, jamás seas tú misma.
Nº 2. Procura criticar un poco a todos los que tienes alrededor, eso sí, sólo lo justo, sin que se note y como si fuera algo de lo más habitual.
Nº 3. Nunca des tu opinión, la verdadera me refiero, y siempre ajústate a lo que piense la mayoría de los que están en ese momento junto a tí. Cuando cambies de personas cambia de parecer siempre acorde con los que estén junto a tí.
Es importante que lo parezca para no romper la armonía grupal.
Nº 4. Si no tienes grupo, busca uno inmediatamente, y sigue sus hábitos y estilos de vida sino no serás aceptada. Ahora está de moda en los medios la guerra entre grupos, algo similar a las bandas del Bronx. Procura defenderlos “a muerte”, da igual lo que defiendas, sino serás rechazada por tu grupo y “lapidada”.
Nº 5. Si eres chica, a ciertas edades, pasando los 35 más o menos, (por aquí andamos ya en “a partir” de los 28) no se te ocurra no tener pareja. Si no la tienes busca una rápidamente, o jamás te tendrán respeto y siempre estarás en el punto de mira de “ellas” como competencia y de “ellos” por si los quieres cazar. Si esperas te ocurrirá lo que dicen muchas de las que quedan aún sueltas: “es que los buenos están todos cogidos”.
Nº 6. Se supone que si no tienes pareja estás disponible para cualquiera, no importa si es o no de tu gusto, tienes que aguantarlo sin rechistar, una y otra vez. Si te quejas ofenderás a todo el mundo.
Nº 7. Procura no acercarte a hablar con ningún chico casado o con novia, si te acercas y aún no tienes pareja, es que quieres cazarlo, no importa si mantienes sólo cordialidad o simplemente eres educada, siempre, siempre, pensarán que tramas algo.
Nº 8. Lo olvidaba, prohibido ser “visceral” o serás considerada como “revolucionaria” en tu trabajo o como “alguien que le gusta montarla” entre tus “amistades”.
Nº 9. Jamás cuentes nada de tu vida privada: estudios, trabajo, quehaceres rutinarios,….realmente no quieren escuchar nada de eso, sólo sienten curiosidad en saber si están tan aburrida como los demás. Si cuentas algo que consideren interesante te envidiarán si cuentas algo que consideren aburrido serás punto de crítica general.
Nº 10. Conviértete en “algo de su interés”. Ten algo que ellos quieran, algo que puedan sacar de ti y procura no darlo o dar muy poco, o mejor, sólo parecer que das algo. Si no das nada siempre estarán a tu lado esperando el momento para quitártelo, si lo das o te das te dejarán porque simplemente ya no tendrás nada que les interese arrebatarte.
Nº 11. Jamás te quejes de nada porque si lo haces se irán despavoridos/as al verse al descubierto, cosa peligrosa para la cuidada imagen.

…………………………………..SEGURO QUE HAY MUCHAS MÁS REGLAS….

Y ahora pregunto ¿no te parece un trabajo muy pesado llevarse bien con la gente?
Persona.

Begoña Leonardo dijo...

Charcos, qué bien que te identifiques, me siento más acompañada.
Besote

Aurora corazón,
es más que pesado, es una tarea para la que supongo que hay que nacer, las tragaderas que necesito para someterme a tal alimento, a lo mejor con cirujía, pero antes me arrego las napias, jejeje

Achuchones a tutiplén

Anónimo dijo...

¡¡¡Jajajajajaja!!!

Achuchones recibidos...y me siento tÁn identificada, tampoco soy de cirujía :DDD... pos ya somos tres.

Ico dijo...

pues qué quieres que te diga que suscribo cada una de tus palabras, mucha envidia que da grima, pocos amigos, y a gusto en soledad.. un abrazo

Elvira Daudet dijo...

Querida Bego:

Últimamente me tienes tan abandonada que, después de leerte, pienso que soy de esas personas que consideras descartables por una u otra razón. No obstante, te admiro sinceramente y siento por ti un profundo respeto.

Un fuerte abrazo
Elvira

Begoña Leonardo dijo...

Muchas gracias a tod@s, me reconfortan vuestras palabras, a pesar de vivir tiempos convulsos.

Querida Elvira,
abandonarte a ti es imposible, pues considero cada uno de tus versos una opotunidad para gozar de la literatura con mayúsculas y aprender. Cómo voy a descartarte, estaría loca. Comento poco en los blogs, pero no por ello dejo de estar al tanto de tus cosas.

Recibe un abrazo enorme con achuchón