miércoles, 19 de enero de 2011

Un poco de pataleo...

Que tengo muchos defectos, lo sé, pero si de algo no se me puede tachar es de esconderme, o de no coger el toro por los cuernos, y éso es lo que he hecho no hace mucho rato...
No soporto las injusticias ni los arrebatos de mala baba y mucho menos si van dirigidos a una persona que no se puede o no sabe defenderse. Además si esa persona, es uno de mis amores, pues por ahí no paso y la leona sale de mí. No suelo perder la educación, ni la compostura, pues soy persona consecuente con mis actos y antes de tener que arrepentirme valoro y me anticipo a  lo que puede suceder... 
Si  por sorpresa me pilló el envite inicial en el día de ayer, no menos le sucedió a mi contrincante cuando esta mañana abordé lo sucedido y pedí explicaciones.
Con mi todavía creencia en la razón y en la buena voluntad, ¡oh, inocente de mí! topé con muro de contención, en el que mi discurso rebotó dejándome herida.
No me queda otra que recuperarme y afrontar el siguiente paso, ahora que conozco mejor a mi adversario. Estoy segura que no esperaba que mi reacción fuera ésa, sin lugar a dudas  creyó que lo sucedido no iba a tener consecuencias, craso error.  
No se puede faltar a la verdad, al respeto y herir los sentimientos de alguien que además sabes más débil que tú, sin esperar consecuencias. Conmigo no, sobre todo si de quien proviene es de una persona por la que tanto yo como mi amor, nos hemos desvivido, a quien hemos acompañado, consolado, obsequiado... Y no sólo a ella sino a su prole. No.
Tomaduras de pelo a mí no.
Que no quiero que nos  lo agradezca, que no, que lo que hemos hecho, lo hemos hecho de mil amores y por supuesto sin esperar nada a cambio.
Pero esto no, así no. 

1 comentario:

mjromero (alfaro) dijo...

Si se lo has dicho tan bien como lo ha sescrito seguro que te entendió perfectamente.
Abrazos.