sábado, 15 de mayo de 2010

Contando mentiras...

Escribir es contar, es ejercitar el músculo que mueve la imaginación, es luchar contra miles de demonios en forma de interjecciones, y construir las frases subordinadas más convincentes, que suenen y resuenen, de  manera que el lector las haga suyas, las asimile, le enganchen y le haga que quiera leer más. Se pregunte quién escribe esto, qué le pasó, por qué no puedo dejar esta historia, por qué este personaje es tan parecido a mí, por qué este poema es tan mío...

Contando mentiras, me encontré. Escribiendo la vida inventada y la propia. Me descubrí preguntándome, seré una escritora???? seré una poeta????, y me respondí, no hace mucho, como trabajadora de la palabra. Me gustó, porque es a lo que me dedico. Siempre tengo palabras que se apoderan de mí, que hacen que sienta lo que siento, que piense lo que pienso, y que las coloque y las torture torturándome, haciéndome gozar.  Convirtiéndose en el motor, en el combustible del pequeño talento, que creo que poseo para sacar adelante un texto, sea poético o no.

No hace mucho,  me preguntaron algo que yo misma me pregunto. ¿ Esa vida que dejas en los poemas, esos acontecimientos, esas conquistas, esos dolores y amores, los has vivido? ¿Son reales, forman parte de tu realidad?
Lo más fácil y recurrente, sería contestar: Es literatura.
Porque la mayoría de las veces no tengo ni idea. Las hay  que estoy convencida de que mi interna persona, la que se rige por los sentimientos y las emociones, la dueña de mí. Vive una vida a parte. Y la externa, la que tiene cuerpo y cara y a la que le duelen los pies. A esa no le pasa ni la mitad de la mitad de lo que le pasa a la otra.

Creo que tengo tantas vidas por vivir, como poemas por escribir. Y creo que soy cada protagonista, cada lector, cada pieza que no encaja o sí, cada sustantivo, cada adjetivo, cada metáfora, cada verbo, cada adverbio...
Soy infinitiva e infinita, o eso espero...

4 comentarios:

Calipso dijo...

:) me gustan tus reflexiones en prosa, y ese precioso final,

infinitiva e infinita...

Un abrazo

Calipso dijo...

por cierto me encanta el fractal colorido de la cabecera :)

josechu dijo...

Tus palabras te hacen y tu haces a las palabras. Un abrazo

alfaro dijo...

Begoña eres, eres y serás ... muy grande, sea de forma infinita o adverbial, me da igual.
Un abrazo.