viernes, 30 de abril de 2010

LA JAULA DE ALEJANDRA PIZARNIK




Afuera hay sol.
No es más que un sol
pero los hombres lo miran
y después cantan.

Yo no sé del sol.
Yo sé la melodía del ángel
y el sermón caliente
del último viento.
Sé gritar hasta el alba
cuando la muerte se posa desnuda
en mi sombra.

Yo lloro debajo de mi nombre.
Yo agito pañuelos en la noche y barcos sedientos de realidad
bailan conmigo.
Yo oculto clavos
para escarnecer a mis sueños enfermos.

Afuera hay sol.
Yo me visto de cenizas. 




Poeta argentina nacida en Buenos Aires en 1936.
Obtuvo su título en Filosofía y Letras por la Universidad de Buenos Aires y posteriormente viajó a Paris, hasta 1964 donde estudió Literatura Francesa en La Sorbona y trabajó en el campo literario colaborando en varios diarios y revistas con sus poemas y traducciones de Artaud y Cesairé, entre otros.
Es una de las voces más representativas de la generación del sesenta y está considerada como una de las poetas líricas y surrealistas más importantes de Argentina.
Su obra poética está representada en las siguientes obras:
«La tierra más ajena» en 1955,
«La última inocencia» en 1956,
«Las aventuras perdidas» en 1958,
«Árbol de diana» en 1962,
«Los trabajos y las noches» en 1965,
«Extracción de la piedra de locura» en 1968,
«El infierno musical» en 1971
y «Textos de sombra y últimos poemas», publicación póstuma en el año 1982.
En 1972 falleció como consecuencia de una profunda depresión.

2 comentarios:

Voltios dijo...

es una mujer que cuanto mas la leo mas me gusta, me encanta alejandra.

josechu dijo...

Me gusta mucho lo escrito,grcias por descubrirme a esta poeta.
Un abrazo