viernes, 29 de enero de 2010

UN CACHO DE TELA BY GSÚS BONILLA

Un pingo
o          una rodilla

ése era el útil
que mi madre
usaba a la edad
de 9 años
para que reluciera
el suelo de la casa
en la que empezó
a asistir

asistir:
así se denominaba por la
gente sin recursos
a quitar la mierda de la
gente pudiente,
ahora, viejita ya
le ha dado por llamar
a las cosas por su nombre

y me lo cuenta.

Así está ella
que vuelva a ser joven,

como un trapo.


Me enamoré de este poema en cuando lo leí en su BLOG. Es tan tierno y real que se me remueve por dentro esa parte de mí que me ata a las personas que han tenido que padecer esa vida tan honrada y digna, pero que muchos se empeñaban en hacer que pareciera todo lo contrario.
Este es mi particular homenaje a las mujeres que me han precedido y que han vivido en sus carnes lo que este poema deja latente. Gracia Gsús has sabido hacer visible lo invisible.

3 comentarios:

ana sáenz dijo...

pues es un poema precioso lleno de verdad

un abrazo, begoña

josechu dijo...

aprovecho este precioso y duro poema para hacerle un homenaje a mi madre.

Gsús Bonilla dijo...

;)