sábado, 23 de enero de 2010

OLOR A CARNE QUEMADA BY PEPE PEREZA


El paisaje era dantesco. Hierros retorcidos y carbonizados, hogueras aquí y allá, equipajes desperdigados y abiertos, dejando un rastro de ropa tirada, zapatos y neceseres. Y sangre y miembros amputados de cuajo y cadáveres por donde quiera que mirases. Había gente que gritaba de dolor, otros agonizaban en medio del caos. Y prevaleciendo por encima de todo el olor a carne quemada de los cuerpos carbonizados. Mariano caminaba sin rumbo entre los restos del accidente, llevaba el brazo izquierdo totalmente desmembrado, solamente se sujetaba al cuerpo por una fina hebra de carne ensangrentada. De pronto se sintió mareado y tuvo que vomitar junto  al cuerpo de un bebé aplastado. La radio  del siniestrado autobús seguía funcionando  y por los altavoces sonaban los acordes distorsionados de "Paquito el chocolatero". El contraste de la música con lo que allí estaba sucediendo era como una broma pesada y de mal gusto. Mariano siguió andando de un lado a otro, cambiando de dirección sin un motivo aparente, confundido. Un cerdo pasó corriendo a su lado cojeando de una de las patas traseras. Unos metros por delante había varios cerdos muertos en medio de la carretera, mezclados con los cadáveres del autobús. Varios de los cerdos que quedaban con vida chillaban prisioneros dentro de las celdas del camión volcado mientras se achicharraban en medio de las llamas, el resto habían escapado campo a través. El cerebro  de Mariano no podía asimilar tanta desgracia, por eso deambulaba absurdamente confundido y sin ser consciente del infierno que le rodeaba. Lo que iban a ser unas plácidas vacaciones, sin más, se habían convertido en la peor de las pesadillas. De pronto, de la distancia empezaron a llegar los sonidos desbocados de las sirenas de las ambulancias añadiendo a la bestial banda sonora un acorde de esperanza.


En su Blog: "Asperezas" podéis encontrar relatos inquietantes, crueles, tiernos, desbocados, erótico festivos... Pero todos, todos rebosantes de calidad y algo que a mí me fascina, de la autentica mirada de un creador que no se pone límites y trata de diagnosticar en lo humano, todo lo que en su cabeza bulle.  Con  la sencilla y brutal conspiración de un dios que nos atrapa y detiene, domina y enfrenta al mundo.

Hace muy poco ha publicado en Groenlandia un libro de relatos fabuloso, "PUTAS" que podéis descargaros en su blog.

5 comentarios:

amor y libertad dijo...

cuando lo normal de la vida se hace terror, hay que adormecerse un poco para no sucumbir

ana sáenz dijo...

es terrible saber que cosas así suceden en la vida

cariñitos para el finde

pepe pereza dijo...

Muchas gracias, corazón.
Besote

Voltios dijo...

terrible pero cierto, gracias bego por traernos a pepe aquí y también a pepe por hacer estas cosas.

Begoña Leonardo dijo...

Querid@s, es cierto que la realidad marca su acento, pero siempre es grato encontrarse quien nos la cuente como lo hace Pepe.
Besos y achuchones, gracias por vuestras palabras.