domingo, 22 de noviembre de 2009

"LA COMUNIÓN ES UNA SILLA DE RUEDAS"


Enrique Figaredo, es un hombre en Camboya, es un trabajador en Camboya. Es un Jesuita en Camboya. Y ésto último precisamente  tiene la relevancia que tiene, porque Enrique es primero una persona que trabaja para conseguir que otros sean más felices en el infierno. La realidad en un país como éste, es un lucha constante frente a la locura. Las guerras que hasta los años noventa se han sucedido han dejado muertos, pero hasta el día de hoy, siguen dejando muertos por culpa de las minas antipersona, y no sólo muertos, algo que para mí es casi peor, mutilados, físicos y spíquicos sin esperanza.
No es un secreto que mi relación con lo religioso es nula y que fui una niña creyente con una educación católica, que además tenía serios propósitos de ejercer en misiones en cuanto me fuera posible, recordaréis una entrada al respecto hace meses...

Pero claro, cuando te encuentras delante de personas como Enrique que realmente están al pie del cañón, que están haciendo lo que muchos detrás de mesas relucientes y palabras almibaradas tendrían que hacer, con los que tienen no demasiado lejos.
Y apoyar siempre, pero siempre a los misioneros...

Cuando a  Enrique se le pregunta por la evangelización:
-Tu misión es evangelizar, no? responde:
-"La comunión es una silla de ruedas".
Ante esta respuesta amigos, pues se me caen los pelos del sombrajo y me quito el sombrero.
 !Ah¡ y este hombre es monseñor, ahí queda eso.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Good post and this fill someone in on helped me alot in my college assignement. Gratefulness you on your information.