viernes, 16 de octubre de 2009

16 de octubre "DÍA MUNDIAL DE LA ALIMENTACIÓN"


pincha y lo ves...

Contemplo a mi preciosa hija mientras se toma su merienda, un bocata de paté, hoy no protesta... Y me pasan por la cabeza cientos, miles, millones de niños como ella, que no tienen nada que llevarse a la boca. Ayer a la hora de la comida la berza inoportuna se coló en su plato, no lo podía resistir, pero la probó y comió lo poco que le ofrecí, porque comprendo que no hay que torturarla  en exceso, aunque tampoco consentir que su empecinamiento se convierta en rutina y que tome las riendas...
Todo lo anterior para decir que gracias a la vida, que me da permite tener un plato de comida caliente, porque nunca he pasado hambre.
Siempre me siento en la obligación de comer todo lo que me ponen en el plato, me crié con las retahílas de que los negritos pasaban hambre y ahora yo a mi niña, ya no le digo que los negritos, desafortunadamente el hambre  está más cerca de lo que creemos... Pero sí, África es un continente donde la hambruna es cotidiana y eso me sigue afectando, de lo cual me alegro. Todavía soy esa niña compasiva que se solidariza y que trata  la comida en su mesa con respeto, pero sin considerarla un artículo de lujo. 
Cuando veo por televisión la cantidad de comida, que se tira, la cantidad de litros de leche derramada por los ganaderos, frutas arrojadas en las calles por agricultores; reivindicando precios justos... Cuando la tomatina, etc... Se me parte el alma, ya digo que no lo puedo evitar, pienso en ellos, PORQUE NO ES JUSTO. 

2 comentarios:

Vicky dijo...

Me llega muy hondo este artículo, porque siento que todos deberíamos hacer algo para mejorar y "avanzar". Si todos nos sintiéramos importantes el mundo avanzaría de verdad, y no en tecnología que es muy interesante, sinó en lo básico, avanzaría en saber que los demás son tan importantes como tú y por tanto no miraríamos hacia otro lado. Espero que no sea muy ambiguo para entender esto que digo. Abrazo.

VELPISTER dijo...

y no podemos hacer mucho más que pensar en ello. Yo también estoy agobiado con la movida desde que soy pequeño. En mi familia hay un personaje que ha dedicado toda su vida a estos temas, bastante reconocido (candidato el nobel de la paz)aunque, desgraciadamente, el final de su andadura ha sido triste y calamitosa (ese es otro tema).
A mí me van muy mal las cosas (económicamente), pero no falta la comida en mi casa ni lo básico. Acabamos de tener otra hija, tardamos un tiempo porque la vida siempre nos ha tratado muy mal en el sentido monetario, pero decidimos no basar el tema de tener más hijos en el dinero, y aquí está, haciéndose prioritaria y querible, como su hermano. Desde luego que mi hijo sabe todo lo que tiene que saber al respecto desde que tiene dos años, por suerte come todo tipo de verduras, no hace ascos a casi nada, sabe lo que es un genocidio y quien es Bush y otros monstruos infames, cuando le cuento algún cuento los personajes (los malos, los monstruos) son Bush, Aznar, Blair, Pinochet, Stalin... Por supuesto tiene sus caprichos como todos.
Esta foto de la portada es impresionante, pero más impresionante es la historia que la rodea, no sé si la conoces. Se tomó, creo recordar en Ruanda. Este niño estaba agonizante, esperando a la muerte, y detrás de él un buitre esperando para comérselo. Lo más terrible es que el fotógrafo, una persona sin duda sensible, no hizo nada porque no podía. ¿no podía? es cierto que no se puede juzgar desde mi silla, desde mi lugar occidental, pero hizo la foto y se fue, seguramente el buitre habría empezado a comer al niño antes de que le sobreviniera la muerte.
en fin
un placer leerte
un abrazo lleno de angustia