martes, 29 de septiembre de 2009

...Y CARGADA CON SU MOCHILA...


No he hablado nada sobre el cole, los cambios que han habido en nuestras vidas el los últimos días, no he tenido demasiado tiempo, pero ahora con un poco de perspectiva he de decir, que todo parece que marcha. Mi niña comenzó el curso, tercero de primaria, ni más ni menos, cómo hemos llegado hasta aquí, si parece que fue ayer cuando la llevé por primera vez a la clase de primero de infantil, qué ha pasado?

...Y Cargada con su mochila que suele pesarle cada día alrededor de seis kilos, no está mal, ha de subir dos tramos de escaleras hasta llegar a su clase. Por la calle se la llevo, porque me da la gana, a pesar de que no es nada adecuado según los expertos, o sea, su tutor y jefe de estudios, pero a mi de da lo mismo, yo no tuve quien me llevara la mía y como mi hija afortunadamente cuenta conmigo, pues eso, se la llevo.

Cuántos sapos y culebras hay que tragarse para formar parte de esta sociedad, para ser adecuado y conveniente, para ser un ser socialmente aceptado, para no ser impopular... Me cuesta mucho volver a bregar con el colegio, con los profes, los papás, los nenes, ah! me irrita sobre manera las entradas y salidas, las preguntas interrogatorio, impertinentes casi siempre y banales casi también...

Con todo esto y más, nos adaptamos a los cambios y lo que más me hace sentir bien, contenta orgullosa y satisfecha es como Adriana ha sabido torear a su nuevo profesor con maestría, y meterse de momento en el bolsillo lo que en un principio parecían ser inconvenientes. Está demostrándome que es más responsable y madura de lo que pensaba, lleva todo organizado al milímetro y lo que en un principio parecía jugar en contra, se están convirtiendo en ventajas y retos que le hacen sentir mayor... Ay mi niña, mayor, no lo soporto...

Me tendré que jorobar y apechugar, me alejaré todo lo que pueda de esa panda de cotillas pertrechadas cada día en la puerta y sortear obstáculos con mechas, con chandal, peluquereadas y manicureadas hasta en el carné de identidad.

3 comentarios:

Vicky dijo...

Ay Begoña, de verdad que hay veces que me haces reír muchísimo, y este artículo es uno de ellos. No soporto a las cotillas...y que le llevas la mochila porque te da la gana, pues claro que sí. Mi niño ha empezado 2ndo de infantil y cuando esté en 3ero de primaria me preguntaré lo mismo que tú.Besazo.

Anónimo dijo...

Mamá me encanta esta
entrada me gusta la foto
me gusta todo.
eso si muy bien explicado y si
dar explicaciones.

BESAZO ADRIANA "PURPURINA"

alfaro dijo...

si yo te cuento, parece que fue ayer que llevé a mi hijo al cole y yo triste y él me dijo, no estés triste mamá que aquí voy a estar muy bien que hay muchos niños para jugar, y esta semana su primer día en la facultad...
Siempre hay alguna madre distinta con la que poder haablar yo conecté con 2 ó 3 para hablar de otras cosas, que no fueran cotilleos, y que en momentos difíciles(LM en el hospital durante meses) me ayudaron mucho...
ya verás como habrá alguna afín a ti, yo las descubrí en esas horas de actividades extraescolares.Y seguimos siendo amigas, aunque los hijos ya hace años que no van a las mismas clases.
Abrazos par las dos.