miércoles, 18 de marzo de 2009

HIPOCRESÍA


Me aburre mortalmente el discurso de la iglesia católica, me aburre mortalmente el discurso del gobierno y la oposicion, qué pesadez con el aborto, pero ese debate, no lo tuvo este bendito país hace veinte años?????

Por entonces, yo me iba a ir, a una misión en Perú (orquestada por una comunidad religiosa), concretamente a una aldea muy humilde Chachapoyas, ¡vaya con el nombrecito!... Amenazada por Sendero Luminoso y apartada de todo menos de la violencia y la extrema pobreza. Toda aquella aventura, que era como yo me lo tomaba, pues me encontraba ya en un momento preagnóstico, con lo del aborto en las calles, y más tarde con lo que os voy a contar, influyó de manera definitiva, para que mi concepto de iglesia se fuera directamente a la basura...

Éramos estudiantes y la idea de pasar la época estival descubriendo, si podíamos vivir sin chocolate, yogurt y otras chuminadas por el estilo, ayudar y vivir otra realidad, alejada de las comodidades, era más que interesante, era un reto. Incluso aprendí a poner inyecciones ( a naranjas).

Emocionados, con el viaje que ya era inminente... Nos tiran un jarro de agua helada. Nos dicen que el viaje lo tenemos que financiar nosotros, vamos que encima de puta la cama, aunque no quede muy fino es como nos sentíamos, al menos yo, y por supuesto mis padres que se quedaron de piedra el día que llegué, se lo conté y les dije: Poned esta tarde la radio que vamos a ir el grupo a contar, que necesitamos dinero, para ir a la misión y que colaboren...
Nada se sacó de aquello que yo sepa. También recuerdo que en la entrevista en la radio yo insistía mucho, (muy graciosa) en que no eran cuentos chinos, que el dinero era exclusivamente pare eso, que no creyeran que nos lo íbamos a quedar para ir de juerga. Como veis, estaba aleccionada hasta el tuétano...

Al margen de todo esto que os he contado, bueno no sé, porque me apetecía darle la vuelta al asunto, y mostraros un poco como he llegado a pensar lo que pienso. Quiero hablar del CANSINO TEMITA:
Vamos a ver, Políticos, Iglesia, vamos a dejarnos de cuentos y vayamos al grano. Hay que educar a niños y a niñas responsables, queridos, libres, que amen su cuerpo, que aprendan a distinguir sus necesidades, con inteligencia, con respeto a ellos y a los otros. Que siempre elijan lo que desean, y que sepan, que el amor sentimental no es el amor verdadero, QUE EL VERDADERO AMOR ES EL QUE SE HAN DE TENER A SI MISMOS. Sé que es difícil, pero hay que empezar cuanto antes, desde la cuna. La autoestima es la asignatura principal para el ser humano...


Educarles para que cuando lleguen a la edad reproductora, a la edad en la que por naturaleza pueden concebir, ambos, que este no es un debate de individualidad de géneros, sepan afrontar lo hecho, al margen de preceptos moralistas, dogmáticos, etc... Que no son, los que van a tener que solucionarles la vida. Un hijo, es para siempre y es para que sus padres lo disfruten, pero lo eduquen, con todo lo que ello conlleva. No es una labor que corresponda a los abuelos, tios, a la administración, estos jugarán su papel, importante, pero no han de ser los principales agentes en la crianza... ¡NO!, si un niño va a nacer ha de ser siempre deseado, independiente de la edad de sus progenitores, de la madurez adecuada, establecida por una legislación al margen de las necesidades individuales.

SI HAN SIDO MAYORES PARA COMPATIR UNA EXPERIENCIA MARAVILLOSA, PERO CON CONSECUENCIAS REPRODUCTORAS, HAN DE SER CAPACES, DE TOMAR LA DECISIÓN QUE LES PUEDA PROPORCIONAR, A ELLOS Y A SU HIJO LA MEJOR VIDA POSIBLE...

Señores no seamos hipócritas, si la decisión es el aborto, que así sea.
Hasta pronto.

4 comentarios:

Humberto González Ortiz dijo...

Begoña, totalmente de acuerdo... mira tú por donde, hoy coincidimos, ya que mi poema de hoy, algo tiene que ver con el tema que tocas. Un saludo!

Vicky dijo...

Hola Begoña, estoy del todo deacuerdo contigo, mejor expresado imposible. Tengo la sensación de que a los temas de este tipo se les da "solución" momentánea, por describirlo de algún modo, y tras un tiempo vuelven a por él. Mucha tolerancia por parte de todos pero en realidad siempre hay un contraataque que devuelve el asunto a ser noticia de primera hora. En fin, libertad y responsabilidad es lo que hay que enseñar, desde mi humilde punto de vista.

Begoña Leonardo dijo...

Muchas gracias amigos, por compartir mi opinión, la realidad nos aplasta, a unos más que a otros, desgraciadamente... Seguiremos en la lucha.
Carinitos

Lyd dijo...

Vaya, es un tema muy peliagudo, muy muy complicado. Sin embargo, creo que discutir con la iglesia o con determinados sectores políticos de esto es inútil. Si te paras a escuchar sus argumentos te das cuenta de la cantidad de contradicciones que manejan pues no tratan el tema desde la razón sino desde la fe, y contra eso no se puede luchar, no?
"Yo creo esto y lo único que puedo hacer es imponerlo, porque no tengo argumentos, solo fe" (deben pensar estos personajes).
Así que podremos debatir con cualquiera que tenga argumentos que exponer y esto excluye directamente a la Iglesia.
Solución: a taparse los oídos cuando hablen y ya está!

Lyd.