lunes, 16 de febrero de 2009

PERDIDA ENTRE NIMIEDADES

Hoy tengo un día terriblemente ajetreado, espero familiares que se instalarán en mi casa por varios días, es importante acomodar todo para que realmente se sientan bien y noten lo menos posible el estres que me produce su llegada. Un sobre esfuerzo que lamentablemente ellos no aprecian pues no ven el jaleo con los muebles y los objetos a trasladar, para hacer sitio, deben de pensar que todo está así desde siempre o que se convierte, por arte de Birlibirloque...

Bueno, yo en realidad no quería hablar de esto, más bien, quería contaros otras cosas que me preocupan, necesito que me hagáis llegar vuestras opiniones. Ya sabéis que tengo una niña, pues bien es difícil alejar a nuestros hijos de los acontecimientos que la televisión y en general todos los medios de comunicación, proclaman a los cuatro vientos. Me estoy refiriendo concretamente al deplorable, desgarrador, devastador suceso que nos tiene a todos con el corazón encogido y la razón paralizada por tan tamaña sin razón. La tierna adolescente que convierte a un asesino en su novio, sin sospechar que se estaba jugando la vida.
He tratado siempre de proteger a mi hija de esta clase de noticias, pero con casi ocho años, no puedo tenerla en una burbuja, vive en este mundo y estas cosas pasan. Intento hablar con ella y escuchar lo que ella al respecto piensa y analiza, dentro de su edad, que se sienta segura en su entorno, no quiero que crezca con desconfianza, no quiero que se enturbie su felicidad, su inocencia con pensamientos que puedan generarle ansiedad. Que siga teniendo bonitos sueños, que siga con su inocente espontaneidad, hablando y sonriendo a todas las personas que conoce, sin sospechas, sin más...
Confío que las autoridades hagan lo que les corresponde, que la justicia actúe y que sea justa para todos.
Mi respeto y cariño en un día tan horrible, para Marta, su familia y todos y todas que puedan padecer o hallan padecido algo así.

Mucho ánimo, hasta pronto.








MARTA SÓLO QUERÍA VOLAR...

1 comentario:

josechu dijo...

yo también me e quedado de un aire a sido terrible.pero la niña o niño hacen preguntas y hay que responderles yo creo que aquí es importante que los padres estén de acuerdo y tengan muy claras las respuestas que no hay muchas por desgracia.Quien sabe lo que le pasa a un niño por la cabeza para llegar a matar es terrible.