jueves, 5 de febrero de 2009

ES SUFICIENTE






En la linea de lo que os contaba el otro día, dentro de esa reflexión sobre el estar ahí, la presencia. Hoy quiero comentaros una anécdota; el otro día, mi niña me dice, -mamá fíjate lo que me quiere papá, que cuando estábamos en la calle y me queje de que tenía frío, se abrió el abrigo y me metió dentro…
Me emocioné al descubrir que es una persona sensible capaz de identificar algo tan sencillo a priori, algo instintivo, con una manifestación de entrega, de sacrificio, con un acto de amor,
-mamá, papá también tenía frío, pero no le importó, yo creo que se hubiera quitado el abrigo y me lo hubiera puesto a mi.
Sentimientos, sensaciones que todos podemos ser capaces de percibir si educamos la inteligencia emocional, la nuestra y a la vez la de nuestros hijos. Al fin y al cabo la felicidad está en esos insignificantes, pero grandiosos momentos, que podemos disfrutar cada día.
El lugar para estar, el refugio en el mundo de mi hija, el abrigo de papá.
Hasta pronto."

No hay comentarios: