lunes, 6 de septiembre de 2010

BÉSAME AYER...

Una ilusión, un sueño inmaculado.
Había una vez una niña perdida y
un niño que no podía tomar asiento.
Había una vez una época enjaulada, una serpiente azul y
todo, en un bosque de asfalto sudor y brea...

Alguién dijo
ven,
alguien dijo,
ten
te regalo la palabra, el regazo y
las torrijas que hizo la silente, la muda...

En mi casa no hay paredes, en mis días no hay claridad.
Si abro el corazón se llena de gusanos,
las mariposas suspiran sangre azul.
Bésame ayer,
tiémblame mañana y
socórreme cuando el tiempo muerto recupere la consciencia.

1 comentario:

ana sáenz dijo...

una delicia a los sentidos, que se balancean al son de tus versos

un fuerte abrazo